So rough, baby

home    message    submit    archive    theme
©
Just living is not enough.

“A mis 20 años.”

A mis veinte años he aprendido muchas cosas, y no me refiero precisamente a cosas académicas o algo por el estilo. He aprendido cosas que me han ayudado a ser mejor persona.
  1. He aprendido que no pierdes nada en preguntar algo. El “no” ya lo tienes ganado, lo peor que te puede pasar es que digan “si”
  2. He aprendido que con la pena no voy a llegar a ningún lado, y aunque me cueste trabajo, es de las cosas que sigo buscando mejorar.
  3. He aprendido que sin Dios en mi vida, no hay luz. Él todo lo puede, y todo lo que hace lo hace por una razón que tal vez nosotros no entendemos en este momento. Dios nunca nos dice que no. Sus respuestas son: “Si”, “Aún no es el momento” o “Tengo algo mejor.”
  4. He aprendido que no vale la pena vivir con rencor, ya que solo llena de odio y tristeza tu corazón. Lo mejor que podemos hacer es perdonar.
  5. He aprendido que hay personas por las que vale la pena luchar, y hay otras que es mejor dejarlas ir, aunque duela.
  6. He aprendido que el tiempo pasa, y las personas mueren, por eso es importante aprovechar todos los días como si fueran el ultimo, y nunca olvidar decirles lo mucho que significan para nosotros. Las personas que amamos podrán vivir eternamente en nuestro corazón, aun y cuando no estén aquí físicamente.
  7. He aprendido que comer bien, hacer ejercicio, leer un libro, darte tiempo para ti mismo, salir con tus amigos, realizar una actividad cultural y descansar son esenciales para estar feliz, solo necesitas un poco de organización.
  8. He aprendido, y muy a la mala, que no puedes tener felices a todos. Debes hacer lo que tu sabes que es correcto, sin importar lo que los demás vayan a pensar de ti.
  9. He aprendido que muchas personas pueden decirte su opinión o punto de vista, pero al final eres tu quien toma la decisión final.
  10. He aprendido que el mundo tratará que convencerte de seguir vicios y malos hábitos, pero depende de ti mantener tu voluntad y seguir fiel a tus principios y valores.
  11. He aprendido que la familia es de las cosas más importantes en el mundo. Ama a tus padres, a tus hermanos, a tus tíos, tus abuelos, a tus primos, a todos. La familia siempre estará allí para apoyarte, aunque te enojes con tu mamá o con tu hermana, no hay nada más fuerte que el amor familiar.
  12. He aprendido que hay más felicidad en dar que en recibir. Da lo mejor de ti cada día, no busques hacer algo por una recompensa, hazlo por que te sale del corazón.
  13. He aprendido que la organización, la voluntad y la perseverancia son claves esenciales del éxito. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  14. He aprendido que la amistad perfecta no es aquella donde no hay pleitos o conflictos, sino es en la cual los hay, pero se buscan solucionarlos. Dale las gracias a tus amigos, que sepan que son apreciados y valorados. Uno nunca sabe cuanto vale un amigo hasta que lo pierde. Después de la familia, los amigos son las personas más importantes de tu vida. Agradeceles por lo que han hecho por ti y hazles saber de todo corazón que siempre estarás ahí para ellos
  15. He aprendido que nada en esta vida que realmente valga la pena va a ser fácil. Y que alguien tiene que tomar la iniciativa para iniciar el cambio. El mundo puede mejorar, y esta en nuestras manos poder lograrlo. Podemos hacer un cambio de poquito en poquito.
  16. He aprendido que los errores son solo errores si no se aprende nada de ellos. De lo contrario se vuelven experiencias que nos ayudan a crecer y mejorar.
  17. He aprendido que no debo de juzgar a las personas. No sabes por todo lo que una persona esta pasando. Ponte en sus zapatos, preguntale si le puedes ayudar, y si no puedes, escucha con atención. Una sonrisa y un abrazo pueden ser de los mejores remedios.
  18. He aprendido que nunca es tarde para aprender algo nuevo. Aprende a tocar un instrumento, a bailar ballet, a pintar, a hablar otro idioma. El mundo esta lleno de posibilidades.
  19. He aprendido que el mundo te va a juzgar, pero no debes de dejar que te afecte ni lo más mínimo lo que los demás piensen de ti. Tu sabes quien eres y quien quieres llegar a ser. Nunca cambies, excepto que sea para mejor. Recuerda que nadie somos perfectos.
  20. Y por ultimo, pero no por menos importante, he aprendido que no necesito que sea año nuevo para tener un nuevo inicio. Todos (incluyéndome) siempre decimos “Nuevo año, ahora si como bien, voy al gimnasio, etc.” Pero no nos damos cuenta que Dios nos regala cada día la nueva oportunidad de comenzar de nuevo, de corregir nuestros errores, de seguir aprendiendo, de amar y ser amados, de perdonar, de crecer, de reír, de llorar. Haz que cada día valga la pena, que cuando te acuestes te sientas tranquilo, sabiendo que hiciste y diste lo mejor de ti.